Raúl Urdaneta

Cambur Pintón en Ondas Hertzianas

Escrito por Andrea Rocha el . Publicado en Raúl Urdaneta

Raul Urdaneta

Desde mi adolescencia la música comenzó a formar parte de mi personalidad, con el cultivo de la ejecución de la Guitarra y el Cuatro, me fui enfocando hacia el género tradicional venezolano; lo que me brindó la oportunidad de pertenecer a la “Estudiantina” de mí Liceo, el Andrés Bello de Maracay, donde cursé estudios secundarios. Entiéndase como Estudiantina la típica agrupación musical formada por Mandolinas, Cuatros y Guitarras. Allí compartí con amigos que tenían los mismos intereses musicales, con muchos de los cuales mantengo una gran amistad hasta el día de hoy.

En este ambiente de ensayos, presentaciones formales y no tan formales, como los típicos “mata tigres”, el lugar común era la tertulia que se gestaba antes y después de la presentación. En esos momentos se creaba un ambiente dicharachero y alegre; todos cantaban e interpretaban sus instrumentos musicales y, por supuesto, disfrutaban al máximo esta experiencia. Esos años para mí fueron fundamentales en el modelado de mi personalidad; también tuve muchas satisfacciones a nivel artístico y estreché muchos lazos de amistad.

Al iniciar mis estudios de pre-grado en una localidad distinta, lejos del terruño, la actividad musical en mi vida menguó significativamente a sólo encuentros esporádicos con viejas amistades; o uno que otro “toque” en el cumpleaños de los familiares. En ese momento las prioridades académicas apremiaban; tal vez fue por simple descuido, lo cierto es que esta actividad quedó en segundo plano. Al culminar la Universidad y comenzar a ejercer la carrera se intensificó el distanciamiento con la interpretación de la música, y como reza el dicho: “olvídame un día, y te olvidaré por una semana, olvídame una semana y te olvidaré por toda la vida”; así me estaba pasando. Estaba inmerso en la monotonía cuantitativa del trabajo, sin una actividad cualitativa que enriqueciera ese lado creativo e incluso bohemio, que todos tenemos y que dejamos de lado por las necesidades agobiantes de esta vida moderna que vivimos.

Siempre le estaré agradecido a un gran amigo, Orlando Augusto Hurtado Lara, por animarme a seguir cultivando la música. Para motivarme, siempre me invitaba a sus actividades; y yo asistía a todo, desde una sencilla reunión musical en su casa; hasta la participación en la grabación de un disco profesional, al que fui como invitado. En esas reuniones musicales en la casa de los Hurtado se consolidó nuevamente mí pasión por la música venezolana; y se afianzaron los lazos con las nuevas amistades. Nuestros intereses son afines y los denominadores comunes son el humor, el canto, la interpretación musical y el debate de ideas que, a la suma, son el concepto empírico de una tertulia, según mi humilde perspectiva.

Creo que con el paso de los años estas Tertulias evolucionaron e integraron a otros adeptos, e inclusive a amigos que inicialmente no poseían interés por este tipo de ambiente musical, pero que fueron compenetrándose hasta llegar a tocar algún instrumento o a participar cantando una canción. En medio de este marco referencial, tuve la grata oportunidad de conocer, hace ya algunos años, a José Ignacio y a Andrea, que en conjunto con Orlando son los autores materiales e intelectuales de La Tertulia FM. Lo que ahora hacemos, de manera coherente, aunque no lo parezca, son las mismas tertulias; pero ahora en formato de ondas hertzianas.

Finalizo diciendo que de estas veladas y reuniones, a las cuales tengo el honor de haber sido invitado en conjunto con Félix y Ratcumin; sólo he tenido grandes satisfacciones y momentos inolvidables. Estoy seguro que este nuevo espacio de encuentro entre la música, el humor y la intelectualidad, continuará evolucionando y lo más seguro es que brindará alegría a mucha gente. Estoy satisfecho de que podamos colaborar con la difusión de la cultura y las tradiciones de Venezuela de una forma fresca y atractiva para la gente. El valor agregado… pasar un rato ameno, chévere, en compañía de los amigos y porqué no, aprendiendo de lo nuestro.

Raúl Urdaneta Jenkins

@raulurdeneta

Tags: la tertulia, Raúl Urdaneta,

MOD_PHOCA_FACEBOOK_COMMENTS_SHARE_ON_MYSPACE