Kawamootoo: la japonesa más venezolana del mundo

Kawamotoo 7

¿Qué sabemos sobre Japón? Qué es un territorio insular de Asía. Qué es un país altamente desarrollado a nivel tecnológico y, luego del tsunami, conocemos de una localidad que se llama Fukushima. Pero comúnmente, no es una región, ni una cultura, que nos sea tan familiar. Pero en Japón está Kawamootoo, la japonesa más venezolana del mundo, una chica que sí sabe mucho de los venezolanos y de Venezuela.

Angie Guerra: Mamá gallina de venezolanos en Chile

pedro

El éxodo en Venezuela de los últimos años es una realidad incuestionable. Tanto así que el sociólogo Tomás Páez afirma, en su estudio sobre la emigración en nuestro país “La voz de la diáspora venezolana”, que en los últimos 17 años se han ido de Venezuela casi 2 millones de nacidos en la tierra de Bolívar. De todo este inmenso grupo de paisanos que decidieron cambiar su vida, un porcentaje importante optó por irse a la república hermana de Chile. Allí muchos tuvieron la suerte de contar con la ayuda de Angieline Guerra de Segredo, una mujer generosa que en los últimos 14 meses les ha dado más que un simple apoyo: Ella les abrió las puertas de su hogar y de su corazón.

Mara Comerlati, viuda de Zapata: Presté mis ojos y mis manos a Pedro León

Mara 2

Todo había salido bien. Era una operación de corazón. Muy compleja, porque había que sustituir una válvula aórtica muy dañada. Él no quería someterse a esa intervención, aunque los médicos le dijeron que era delicada, pero rutinaria. Fue a ella con muchas reservas, mucho miedo. Pero no tenía otra opción, puesto que era candidato a una muerte súbita. Y todo salió perfecto... pero unas horas después le dio un paro cardiorrespiratorio. “Estuvo unos minutos muerto”, evoca Mara Comerlati, su esposa, “y lo resucitaron. Volvió a la vida, pero tenía daños irreparables. Fue un día aciago”.

Otilio Galindez

Otilio Galindez 1

Otilio Galíndez, poeta y cantautor venezolano, nació en Yaritagua, estado Yaracuy, un 13 de diciembre del año 1935. Desde muy niño demostró su vocación por la música, la cual con el transcurrir del tiempo quedaría plasmada en su habilidad para el canto y la interpretación del cuatro.